Si hace poco has visitado un taller de coches en Terrassa, seguro que tu vehículo se encuentra en perfecto estado.

Los especialistas de cualquier taller de coches en Terrassa conceden una gran importancia al mantenimiento de la seguridad en condiciones adversas, tales como las que genera la lluvia.

Entre sus consecuencias más peligrosas, destaca el aquaplaning, que se caracteriza por la elevación del coche unos milímetros sobre el agua. Esta circunstancia implica el riesgo de perder, a la salida de un charco, el control sobre facetas básicas de la circulación, como la amortiguación, dirección y suspensión.

Por lo tanto, lo primero que tienes que hacer para evitar el hidroplaneo es asegurar el buen mantenimiento de los componentes de tu automóvil, empezando por llevar unos neumáticos de lluvia, pero también comprobando que su dibujo tiene una profundidad suficiente como para expulsar el agua a su paso por los charcos con los que te cruces.

Otra recomendación que debes observar es la relativa a pasar por dichas zonas a una velocidad moderada, que, en todo caso, no sobrepase 60 o 70 km/h. Recuerda, por otro lado, que el agua puede seguir acumulada en la carretera a lo largo de horas después de haber caído la última gota de la tormenta.

Pero, si ya no puedes evitar ser víctima del aquaplaning, el consejo que te conviene es el de no frenar ni acelerar. Tampoco debes girar cuando te encuentres dentro del charco, puesto que los movimientos transmitidos se descontrolarían al salir de él, con la probabilidad de producirse nefastas consecuencias para tu conducción. Acuérdate, por consiguiente, de sujetar el volante con la máxima firmeza en una de estas situaciones de riesgo.

En condiciones meteorológicas adversas, modera la velocidad y aumenta la precaución.

En Taller Jordi Bou esperamos que poner en práctica estas indicaciones te sirva para combatir el aquaplaning.